31 diciembre 2013

2013, retorno a Primera

Atrás queda un 2013 que para el Almería será recordado por encima de todo por volver a Primera dos años después. Se produjo el tercer ascenso a la máxima categoría del fútbol español de un equipo almeriense, el segundo de la UD Almería.

1. Obejtivo: ascenso

El año 2013 supuso para el Almeria un nuevo año para creer en el ascenso. Era el objetivo que el propio club proclamó en el inicio de lo que era la segunda temporada en la categoría de plata. Tras los cuatro gloriosos años en Primera, intentó retornar en el primer año. Aunque compitió con el resto de equipos en la parte alta de la clasificación, lo cierto es que al final acabó la competición liguera fuera de los playoff de ascenso.

En la siguiente temporada el reto fue el mismo. Un año más la directiva del Almería se mostró ambiciosa, vendiendo a toda la ciudad la consecución imperiosa del ascenso. No tanta confianza se desprendía de una sufridora, aunque fiel, afición almeriense. La cúpula del club rojiblanco arrastraba una crisis social que se mantuvo hasta el inicio del 2013. Aunque no lo suficiente numerosa ni constante, hubo una corriente en contra del presidente Alfonso García por primera vez desde su llegada en 2003 al club. Mucho iba a depender el desenlace de esa temporada 2012-2013 en la unión, puesta ya en cuestión, entre directiva y afición.

2. Ascenso sufrido

2.1. Desconfianza de la hinchada en el comienzo del año

El año que está a punto de acabar comenzó exigente para el Almería. Los tres primeros encuentros fueron ante fuertes rivales de dicha campaña, como fueron Girona, Villarreal y Barcelona B. Tras haber finalizado el 2012 con tres derrotas consecutivas, los almerienses tuvieron que rendir visita al Girona, segundo clasificado. Ganaron por la mínima en el último instante del encuentro, gracias a un gol del canterano Chumbi. En las dos siguientes jornadas no pasaron del empate. Primero igualó a uno ante el gallito Villarreal y después a dos en el primer encuentro de la segunda vuelta, frente al filial azulgrana.

Mientras tanto se dio una noticia que sorprendió a propios y extraños, levantando alguna que otra voz entre la hinchada rojiblanco. Ulloa, uno de los pesos pesados del vestuario rojiblanco, dejó el equipo. No fue para jugar en Primera, ni siquiera para hacerlo en una gran liga de Europa. Se marchó al Brigthon, de la segunda división inglesa. Cierto es que el club almeriense tenía a Charles, el máximo goleador de la categoria. Eso pudo influenciar para prefirir mejorar las arcas en medio de la crisis económica de Europa a mantener lo que era la dupla más temida de Segunda. Aarón y Casquero, otro de los fichajes más sonados del anterior verano, también salieron del equipo. Más tarde la entidad quiso recompensar haciéndose con los servicios de Iago Falqué, cedido por el Tottenham. Junto a él, Rubén Suárez y Pallardón reemplazaron las bajas.

Siguiendo con la competición propiamente dicha, el equipo almeriense prosiguió tan irregular como lo había sido hasta el momento. La sensación que dejó el Almería durante toda la temporada es lo de hacer lo justo para continuar en la cabeza de la carrera. La siempre igualada categoría de plata se lo permitió. En las dos siguientes salidas consecutivas, primero venció frente al Xerez (0-2) y luego salió derrotado 2-1 ante el Real Madrid Castilla.

Por aquel entonces el Almería era segundo y se mostró más fuerte que nunca en los partidos venideros. Los rojiblancos se reencontraron con la victoria en casa goleando 5-1 al Sabadell, en lo que probablemente fue el mejor partido del equipo de todo el 2013. Luego empató a dos con el Guadalajara, para a continuación sumar dos victorias consecutivas, 4-1 y 0-2, frente a Ponferradina y Hércules respectivamente.

2.2. Se cedió la segunda posición

Tras la buena imagen dejada en los últimos cuatro encuentros llegó una racha que fue decisiva para que el Almería no finalizase en puestos de ascenso directo. Todo comenzó en el encuentro frente a Las Palmas, en la jornada 29. A pesar de jugar ese partido en superioridad numérica, los almeriense cayeron 2-3 en el Mediterráneo. La dolorosa derrota por las circunstancias en la que se produjo pareció pesar en demasía en las siguientes jornadas. El equipo entró en una espiral de mal juego y resultados. Al encuentro fallido frente a los insulares se le sumó dos derrotas más. Recibió una goleada de cuatro goles a uno en El Arcángel y fue vencido de nuevo en casa, y jugando con uno más, frente al Sporting (0-1).

Seguidamente el Almería consiguió salvar dos encuentros en medio del mal estado de forma en la que se encontraba el equipo dirigido por Javi Gracia, a quien se le comenzó a cuestionar. Venció ante el Huesca y Recreativo de Huelva, con los resultados de 1-2 y 2-1, respectivamente. Esas victorias no sirvieron para recuperar el buen juego. A pesar de sumar seis puntos de seis, la imagen dada no era la de un equipo que buscaba jugar en una de las ligas más importantes del mundo. En las siguientes jornadas así se lo hizo saber el Mirandés, Numancia y Real Murcia. Frente a ninguno pudo vencer, volviendo a encadenar tres partidos sin ganar. En Miranda de Ebro, donde perdió la segunda posición para siempre, y en Murcia cayó por la mínima y no pasó del empate en casa frente al equipo de Soria.

El ambiente quedó muy caldeado en Almería. Sólo había sumado siete de veinticuatro puntos en juego. Llegar al segundo puesto se convirtió en una utopía. Incluso se temió por el quedar sin poder disputar los playoff de ascenso. El séptimo clasificado estaba a tres de los almerienses y el calendario de éstos no era nada fácil. Racing, Lugo, Elche, Alcorcón, Girona y Villarreal eran los contrincantes restantes.

2.3. La épica no se completó

El Almería tuvo que verle las orejas al lobo para volver a mostrar su mejor versión. La racha negativa se zanjó frente al Racing, al que venció 2-1 en el Mediterráneo. La actitud del equipo cambió radicalmente y bastó una victoria para que el conjunto almeriense de nuevo fuera ambicioso. Se propuso jugar cinco finales hasta la clausura del campeonato. De superarlas, la segunda plaza les esperaba, y con ella el ascenso directo a Primera. Superó el primer escollo. La visita a Lugo supuso un loco encuentro que terminó 3-5 a favor de los rojiblanco. A continuación tocó recibir al líder Elche, que cayó en el Mediterráneo 2-1. Los siguientes dos compromisos, además de dificiles, eran trascendentales para lograr el objetivo. Estaba obligado a vencer a dos rivales directos como eran Alcorcón y Girona. Con el primero dio un golpe en la mesa al ganar 0-3 en el Estadio Santo Domingo y con el segundo llegó la euforia al vencer 2-1. Ese resultado significaba jugárselo todo en la última jornada de Liga.

Así pues, tras salvar cinco finales, y conseguir la mejor racha de la temporada, se llegó al último encuentro con el ascenso directo en juego. Además lo hacía dependiendo de sí mismo, puesto que se enfrentaba al segundo clasificado, el Villarreal. En 90 minutos amarillos y rojiblancos se jugaban toda la temporada, en un partido que se convirtió en uno de los más decisivos de toda la historia de la liga de plata del fútbol español. Aunque existía una ligera ventaja para el Villarreal, puesto que le valía el empate, era como una final. Como tal se vivió la jornada en los alrededores de El Madrigal, donde la hinchada amarilla convivió con más de dos mil almerienses desplazados para la causa. Finalmente el equipo local consiguió vencer por la mínima, con gol de Pereira. La hinchada amarilla celebró el ascenso y la rojiblanca quedó totalmente desolada. La escala épica no pudo completarse y el Almería quedó obligado a luchar en los playoff de ascenso para poder ascender.

2.4. El ascenso por la vía de los playoff

Tras una larga temporada luchando por un ascenso de manera directa que finalmente no se consiguió, llegaó el turno para un playoff de ascenso cargado de emoción hasta el último partido.

El Almería se enfrentaría a Las Palmas y al Girona en sendas eliminatorias a doble partido a las que los rojiblancos llegaban tras encadenar una buena racha que solo se vio ensombrecida por la decepción en el bastión amarillo. Con un Aleix Vidal en un gran estado de forma y los goles de Charles para sentenciar los choques, el Almería se deshizo de ambos rivales de forma magistral. Consiguió eliminar a los canarios con un 1-1 en territorio insular y un 2-1 en casa, siendo ambos partidos no aptos para cardíacos. Tras el paso de ronda, el Almería llegó al Montilivi, feudo inexpugnable para muchos de los equipos de Segunda, pero que al conjunto almeriense no se le resistió en ninguna de sus visitas durante la campaña. Tras un 0-1 y un 3-0, los rojiblancos superaron la eliminatoria definitiva. Llegó así una justa recompensa al esfuerzo de toda la plantilla: el preciado ascenso a Primera División, a la Liga de las Estrellas, otorgando la ocasión de soñar a una afición que permaneció fiel a su equipo tanto en los buenos como en los malos momentos.
3. El cambio de Segunda a Primera

3.1. Caras nuevas 

Javi Gracia, a pesar de haber cumplido con el objetivo del ascenso, no renovó con el club. Las negociaciones entre el entrenador y la directiva no llegaron a buen puerto y el equipo quedó sin entrenador. Días después se anunció la noticia de su sustituto. El mando lo tomaba un hombre de la casa, Francisco Rodriguez, entrenador del Almería B, que tan buenos resultados había estado cosechando durante su año en Segunda División B. El técnico almeriense ya estuvo presente en el segundo ascenso del Almería a Primera División, pero en aquella ocasión como jugador. Esta vez se ponía a los mandos de un nuevo proyecto en el que volvía a coincidir con compañeros de vestuario como Soriano y Corona. El nuevo ocupante del banquillo entendía las limitaciones económicas del club y la necesidad de realizar inversiones en otras áreas de la entidad distintas a la adquisición de jugadores en el mercado estival en concepto de traspaso, como la esperada Ciudad Deportiva. Además, sabedor del potencial que tenían algunos de los que habían sido sus chicos hasta ese mismo verano, no veía ningún problema en la utilización de jugadores del “B” para cubrir bajas o huecos durante la temporada.

Además del entrenador hubo muchas caras nuevas en la plantilla. Fueron hasta ocho jugadores los que se incorporaron a la disciplina de la UD Almería durante el verano: Sebastián Dubarbier, procedente del Córdoba CF; Oscar Díaz, llegado desde el CD Lugo; Marcos Tébar, procedente del Girona; Rodri, cedido por el FC Barcelona “B”; Oscar Ustari, procedente de Boca Junior; Nelson, cedido por el Palermo de la Serie B italiana; Suso, cedido por el Liverpool; y Marco Torsiglieri, procedente del Metalist Kharkhiv; 

Además también ascendieron al primer equipo Ramón Azeez y Raúl García, jugadores del Almería “B”. En último lugar, con la liga empezada, llegó el portugués Helder Barbosa cedido por el Sporting de Braga.

3.2. Renovaciones y salidas

Por otra parte, varios jugadores de la UD Almería volvieron a jurar sus votos de fidelidad con el club, como en el caso de Esteban, Trujillo y Aleix Vidal, que blindaban sus clausulas en busca de una mejora salarial merecida por el esfuerzo realizado o pensando en futuras salidas que pudieran beneficiar económicamente al club. No sucedió lo mismo con Jonathan Zongo, que estuvo más fuera que dentro durante varias semanas, aunque finalmente no abandonaría la disciplina rojiblanca, e intentaría recuperar la confianza perdida tras el plantón dado al conjunto a base de buenas actuaciones con el filial.

Entre las bajas más importantes del club, destacó la de Charles, máximo goleador de la pasada temporada en la segunda división española, que se marchó al Celta, dejando huérfano el ataque rojiblanco. Ya a principios de año se había marchado el otro delantero referente, Ulloa. Además dos de los jugadores que habían contado, y mucho, en los esquemas de Javi Gracia durante la pasada temporada, el extremo Iago Falque y el lateral Adrián Gunino, pusieron fin a su etapa en el Almería tras la finalización de sus respectivas cesiones. El español finalmente recaló en las filas del Rayo Vallecano en concepto de una nueva cesión, mientras que el argentino regresó al Centro Atlético Fénix, equipo de partida. Junto a ellos también salieron Rubén Suárez, Pallardó y Chumbi.

Con tantas piezas nuevas en el rompecabezas, Francisco debía encontrar un once titular, ensamblar y conjuntar al equipo, además de encontrar una idea futbolística efectiva, sin renunciar al fútbol vistoso del que había presumido el equipo en la segunda división. 

4. Del caos inicial, a la salvación antes de la Navidad

4.1. Difícil periodo de adaptación

El Almería comenzaba la vuelta a la máxima categoría del futbol nacional con mucha alegría y ambición, pero pronto se daría cuenta de la exigencia que iba a requerir, por parte de los jugadores y de un cuerpo técnico, que se ha mantenido en la cuerda floja casi hasta la última jornada del año que acaba.

Los inicios nunca fueron fáciles, y para el Almería no iba a ser menos. Fue un sábado 18 de Agosto de 2013 cuando la escuadra andaluza se dio cuenta de lo dura que es la Liga BBVA. El Almería jugaba en casa contra el Villareal. Todo parecía encarrilado con un dos a uno a favor en el marcador, gracias a un doblete de Rodri. Pero dos minutos fatídicos, los que van del 83 al 85, bastaron para desmontar a la UD Almería, que vio como se esfumaba su ventaja en el luminoso, perdiendo el partido por un 2-3 que dejó muy tocado al equipo de Francisco.

Como si de un moribundo en una noche fría de diciembre se tratara, el club almeriense deambuló durante las siguientes nueve jornadas de liga, cosechando tres empates a dos, dos consecutivos, contra el Getafe y el Elche, y uno más tarde ante el Levante, y seis derrotas contra el Atlético de Madrid (4-2), Málaga CF (2-0), FC Barcelona (0-2), Sevilla FC (2-1), Rayo Vallecano (0-1) y Real Sociedad (3-0).

4.2. Francisco salva el cargo

Cuando todo parecía indiciar que Francisco no iba a continuar sentado en el banquillo del Estadio de los Juegos Mediterráneo, se obró el milagro, a priori en unos de los peores escenarios posibles: Mestalla. El conjunto rojiblanco se presentó en el feudo valencianista siendo el único equipo de Primera División que no conocía aún la victoria. Para mayor complicación, el equipo dirigido por Francisco comenzó perdiendo el partido, por lo que le tocaba hacer una mayor gesta si cabe. Pues bien, el “imposible” se hizo realidad gracias a los goles de Torsiglieri, a la salida de un córner, y de Aleix Vidal, tras una gran jugada individual.

La victoria no solo consiguió salvar la cabeza del técnico, sino que dio alas a un equipo que hasta el momento no había traducido su buen fútbol en resultados positivos. El deporte rey dejó de ser injusto con la vistosidad del juego desplegado por la UD Almería durante el primer tramo de la liga BBVA. Tras el triunfo en el ciudad del Turia el equipo enlazó dos victorias más de manera consecutiva, frente al Valladolid (1-0) y Osasuna (0-1).

4.3. Vuelta a la realidad

Después de sumar nueve puntos de nueve, el Almería se presentaba en los Juegos Mediterráneos para disputar la decimocuarta jornada de liga contra todo un Real Madrid. La moral obtenida por las tres victorias consecutivas hacía presagiar un encuentro igualado. Pero la ilusión sólo duro tres minutos, que fue los que necesito Cristiano Ronaldo en perforar la meta de un Esteban pletórico durante todo el primer tramo de la Liga BBVA. El tempranero gol desembarcó más tarde en una goleada que encajaría esa tarde el conjunto rojiblanco, perdiendo por cinco goles a cero.

Como ya sucediera al principio de temporada con la derrota frente al Villareal, la UD Almería volvió a resentirse y sumó una derrota y un empate en las dos jornadas siguientes, contra el Celta (3-1) y Espanyol (1-1) respectivamente.

5.4. Salvados antes del parón liguero

El Almería llegaba a la última jornada de liga, antes del parón navideño, con la obligación de sumar una victoria para verse fuera de los puestos de descenso, y tener así una navidad tranquila, sobre todo para su entrenador. La presa resultaba complicada. El rival era el Real Betis Balompié, que se encontraba sumido en una grave crisis futbolística  e institucional, y que necesitaba la victoria igual o más que el conjunto rojiblanco para calmar las agua de un río que la actualidad sigue muy revuelto. Pues como si de un miura herido se tratara, el equipo almeriense salió enfurecido y logró marcar, no sin la ayuda de Paulao, un tempranero gol en el feudo bético. Ese tanto a la postre le daría la victoria por cero a uno, gracias a un excepcional Esteban, el cual cuajó una antológica actuación, parando todo lo imparable y más.
El club almeriense terminó el año con victoria y fuera de los puestos de descenso. Lo que parecía un equipo de jugones sin mono de trabajo, abocado al descenso, se ha convertido en un equipo con mayor consistencia y empaque, dejando de lado en muchas ocasiones el fútbol vistoso que predicaba Francisco al principio de temporada, pero consiguiendo mejores resultados. 

5.5. La copa ilusiona

Capítulo aparte merece la Copa de su Majestad el Rey. El Almería quedó emparejado en primera ronda con un segunda división como la Unión Deportiva Las Palmas. Lo que se presumía como una eliminatoria igualada, pese a la diferencia de categorías, pasó a ser un camino de rosas para el equipo andaluz. La UD Almería dejó sentenciada la eliminatoria en Las Palmas de Gran Canaria, ganando a domicilio por un contundente uno a tres. La vuelta fue un puro trámite que dejó un empate sin goles en los Juegos Mediterráneos, y la clasificación teñida de rojiblanco.

Al contrario que en la Liga BBVA, la suerte parece estar de cara en esta competición, ya que el conjunto almeriense ha quedado emparejado en los octavos de final con el único equipo de segunda división “B” que aún queda vivo, el Racing de Santander, que protagonizó la sorpresa de la primera ronda eliminando a todo un Sevilla.

5.6. Once más utilizado por Francisco en lo que va de temporada (4 - 2 – 3 – 1) 

Francisco ha mantenido muchas dudas en lo que va de temporada en cuanto a la conformación de un once tipo y de un esquema inicial. El sistema más utilizado ha sido el 4 - 2 -3 -1, y el jugador que más veces ha saltado como titular es Aleix Vidal, hasta en un total de 19 ocasiones. En partidos complicados como el del Valencia, Barcelona o Real Madrid, el entrenador almeriense sacrificó a un media punta para dar entrada a un central, formando así una línea de cinco en la zaga. La última novedad táctica introducida por Francisco ha tenido lugar en el último partido contra el Real Betis Balompié, alineando en la medular un trivote formado por el canterano Azeez, Tébar y Verza. En estos últimos encuentro ligueros, jugadores como Suso han perdido protagonismo, y jugadores como Azeez o Barbosa parecen estar encontrando un hueco en el once titular del míster. Por último destacar la recuperación de su lesión de Rodri, el máximo realizador del equipo con un total de 6 goles.

 Con la colaboración de: Álvaro Pérez Fernández y Carlos Lospitao Pastor.

1 comentarios:

Nico Garcia dijo...

Impresionante resumen Víctor.

Un saludo y feliz año nuevo.

Publicar un comentario

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.